El tratamiento de la dislexia
30 abril, 2018
Método Glifing
22 octubre, 2018

ANDULACIÓN Y FRIBROMIALGIA

El dolor crónico es uno de los principales motivos que induce a un paciente a buscar tratamiento, en la medida en que produce un gran impacto negativo en la calidad funcional del enfermo. La fibromialgia (FM) es considerada uno de los trastornos más representativos de dolor crónico difuso. Puede definirse como un síndrome clínico, o conjunto variado de síntomas que percibe el propio paciente, cuya queja principal es un dolor crónico difuso músculo-esquelético. Con el dolor difuso coexisten los síntomas de fatiga, sueño no reparador, quejas de alteración de la atención y la memoria, y alteración emocional ansioso-depresiva que acrecienta y mantiene la anterior sintomatología descrita. En la actualidad hay suficientes evidencias científicas de que el paciente con FM tiene una disfunción del sistema nervioso central, etiquetándose dicha enfermedad como un Síndrome de Sensibilización Central. Se postulan que hay una anormal hiperexcitabilidad del cerebro (hiperalgesia) a un estímulo no doloroso (alodinia); un fallo en el sistema endógeno, o del propio organismo, inhibitorio al dolor; y un fallo en el sistema de procesamiento de la sensibilidad táctil profunda (propiocepción). El tratamiento es claramente multidisciplinar y paliativo, no curativo, incluyendo la psicoterapia cognitivo-conductual y otras técnicas alternativas.
Entre las técnicas terapéuticas alternativas se ha postulado que una adecuada y sutil estimulación de la propiocepción, estimulación táctil profunda, puede ayudar a mejorar la sintomatología de los pacientes con FM. En este sentido la terapéutica de la Andulación es una técnica no invasiva englobada en los denominados tratamientos vibracionales. Son tratamientos que utilizan vibraciones mecánicas programadas, y no técnicas de masajes manuales, que estimulan las fibras A delta encargadas de percibir la estimulación táctil profunda (propiocepción). La Andulación, con el mecanismo etiquetado de ANDUMEDIC® 3, emite unas vibraciones específicas mediante 21 motores de vibración repartidos por todo el dispositivo terapéutico. Éste consistente en un colchón perfectamente adaptable al cuerpo del paciente, en posición horizontal decúbito supino que permite una mayor relajación del paciente. De esta manera los efectos inciden en todo el cuerpo del paciente. Dos son las características de la vibración aplicada. La primera es que es una vibración administrada de forma sinusoidal. Es decir, para no habituar al cuerpo del paciente al estímulo aplicado y dejar de responder a la estimulación vibrotáctil, las vibraciones son emitidas variando su potencia dentro de unos intervalos de frecuencia entre 7 a 14 hercios. De esta manera, el cuerpo nunca podrá asimilar una emisión de vibración concreta y podrá responder a todos los estímulos vibratorios que se le proporcionen. La segunda es que es una vibración estocástica. Esto quiere decir que el sistema nunca emite vibraciones desde el mismo foco, variando las zonas de emisión para que el cuerpo del paciente no pueda habituarse y predecir el impulso vibratorio, y siempre esté atento y sensible al estímulo propioceptivo. Adicionalmente, el sistema está equipado con 6 emisores de infrarrojos de onda corta que favorece la dilatación muscular y la de los vasos sanguíneos. Ello posibilita una mayor profundidad de penetración de las vibraciones en los tejidos. La Andulación no es un tratamiento curativo de la FM, ni sustitutivo de cualquier otra intervención, pero puede ayudar a reducir la principal sintomatología de la que se queja el paciente conjuntamente con otros tratamientos ya utilizados por el paciente.

PIDE CITA
Cas